Capitulo 6

[Cap 6]

 

Ivette fue hacia Vera sonriente, aún disfrutando del orgasmo que había tenido un rato antes. La miró y le dijo:
– Esto es increíble, es un sueño -.
– Así es, pero no has visto ni sentido nada todavía – Respondió Vera, haciéndola ademán a su asistente para que viniera.
– Yegua 2, prepara al otro procedimiento ya mismo. No podemos perder mas tiempo!. Ah, de paso, quiero que le coloquen a Ivette en un posición confortable – .
Vera volvió hacia Ivette y le dijo:
– Estás muy sexy!, pero descuida, te daremos ropas adecuadas, no puedes andar desnuda mostrando tu miembro así!, eres una invitación a mis ponygirls! -.

La asistente tomó de la mano a Ivette y la condujo a su silla de examinación, ayudándola a sentarse en ella, luego la giró para apuntarla hacia la silla donde reposaba Maurice.
– Creo que esto que verás te gustará- Dijo Vera parándose a un lado de Ivette y acariciándole el muslo.
Robert y las asistentes procedieron a desnudar cuidadosamente a Maurice que permanecía dormido, quitándole el catsuit. A continuación, una de ellas tomó una funda de látex y con lubricante enfundo todo, pene y testículos de Maurice, La funda tenía una pequeña apertura en su extremo, por la cual ella misma procedió a insertar un catéter, pero que tenía en su extremo un tubo metálico, que terminaba en un anillo.
Al ver las caras extrañadas de Vera e Ivette, Robert explicó:
– Este catéter modificado tiene en su ultimo tramo asociado un electro estimulador, este tramo metálico ayuda a sostener la erección y excitar los puntos sensibles a voluntad. El anillo hace que una vez colocado en posición, se trabe bajo el glande y no pueda quitarse sin desarmarse –
Vera e Ivette miraban atónitas.

La asistente siguió. Del anillo, que quedaba sujeto tras el glande de Maurice, salían dos finos cables, uno de los cuales fue conectado a un tapón anal. Lo siguiente fue insertarlo en el ano de Maurice. Este tapón tenía una punta metálica y permitía la conexión de manguera para inflarlo y evacuar.
Luego Robert tomó una pieza plana de látex  que tenía una forma redondeada que recordaba un sostén. Con ayuda de un pincel, untó en una de sus caras un líquido y lo pegó sobre el pecho Maurice, envolviéndolo por la espalda, de manera que quedó como una faja adherida a su cuerpo.
Luego tomó una manguera desde un equipo y la conectó a cada una de las piezas, llenándolas con un liquido viscoso, que las infló hasta que adquirieron un tamaño y forma reconocible por todos.
Ahora Maurice presentaba dos pechos femeninos de negro látex, con sus respectivos pezones que sobresalían.
Robert volvió hacia Ivette y explicó:
– Estos pechos tienen en su interior una conexión entre los pezones exteriores y un cable que luego verán para que sirve-.

Las asistentes trajeron un catsuir de látex negro sin cierres, similar al que llevaba puesto Ivette y procedieron a untar todo el cuerpo de Maurice con lubricante, para luego trabajosamente enfundarlo en él.
Al terminar, Maurice mostraba unos sensuales pechos femeninos que parecían ser parte de su cuerpo.
Lo siguiente fue que Robert tomó primero un Corset de látex grueso y con ayuda de las asistentes, se lo colocaron, procediendo a continuación a ajustar las tiras y ballenas que hicieron que rápidamente su figura mostrara una marcada cintura femenina.
El corset tenía al frente en su parte baja unas grampas.
Robert trajo un cinto plano que tenía una pequeña caja rectangular a modo de hebilla delantera y se lo colocó justo debajo del corset a Maurice. Hizo lo mismo con un pequeño frasco transparente que se unía a la cajita y finalmente conectó todos los cables, el del pene y el proveniente de los pechos.
Lo ultimo que hizo fue tomar un capuchón y colocarlo sobre el glande de Maurice. El capuchón hizo un clic al fijarse al anillo del estimulador y luego otro clic al sujetarse al corset, dejando al pene de Maurice presionado contra su vientre.
Robert dijo:
– Esto es un colector que permitiría tomar muestras y conducir la orina a un canal mas conveniente -. Ivette no entendía mucho, pero estaba sumamente excitada.
Sin que lo notase, Vera le estaba frotando su nuevo pene de látex

Lo mas extraño estaba por venir. Las asistentes trajeron una pieza moldeada de forma extraña que era bastante rígida pero algo flexible. Acomodando el cuerpo de Maurice para tener acceso a su entrepierna, la colocaron lentamente, acomodando las piezas anteriores y enchufando conectores entre ésta y la hebilla ventral.
Parecía como una calza corta algo rígida que le cubría el frente y la cola, dándole a esta ultima, una apariencia redondeada.
Al frente se enganchaba al corset, dejando un abdomen y un pubis liso, con una ligera panza, pero que parecía normal, sin embargo, en el lugar donde estaban los genitales de Maurice, ahora se veía una perfectamente moldeada vagina de latex y silicona.
Vera fue a verlo de cerca entusiasmada.
– No puedo creerlo! – dijo mientras acercaba su dedo índice.
– Pero adentro que hay?-.
-Pues el canal vaginal es de silicona moldeada y viaja hacia atrás, por debajo del pene de Maurice. Está perfectamente sellado y conectado al capuchón de orina, es una maravilla de prótesis!-. Dijo Robert orgulloso mientras presionada los dos pequeños botones de la cajita ventral y unos leds empezabana a encedenrse en ella.

Las asistentes tomaron una botella y aplicaron con un paño sobre el rostro de Maurice un exfoliante que eliminaría su barba por completo. Luego trajeron una capucha de látex negro, y la deslizaron sobre la cabeza de  Maurice, ésta quedaba bien ajustada a su rostro. Tenía apertura de ojos y boca y dos apliques que permitían colocar extensiones de trenzas.
Mientras una asistente le pintaba los labios de rojo carmesí con todo profesionalismo, la otra enganchaba las trenzas rubias. Al final, adhirieron la capucha el catsuit con adhesivo.
– Excelente!, falta el toque final -. Dijo Robert.
Las asistentes tomaron un par de botas de látex media caña con taco aguja y se las colocaron. Robert dijo:
– Estas estarán bien para empezar, debe acostumbrar su arco a caminar con tacos-.

Lo ultimo que hicieron fu girar la silla de Maurice para que Vera e Ivette lo vieran. Ellas, abriendo los ojos se quedaron maravilladas. En ese momento, Maurice comenz´o a moverse lentamente.

 

Continuará….

4 comentarios to “Capitulo 6”

  1. Ondu Says:

    Muy bueno!!!!!!!!

  2. Relatos – El inversor – Capitulo 7 « Club del Latex Argentina Says:

    […] CAPITULO 7 […]

  3. Phil Says:

    Muy largo. Ya me aburrì.

    • Gerez Says:

      Mmh, tratare de hacerlos mas cortos, como usualmente lo son, pero esta vez querria probar una historia larga.
      Muchisimas gracias por el feedback.

      Saludos
      Gerez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: